Campana de Segismundo, catedral de San Vito - Actividades, excursiones y visitas guiadas en Praga

Campana de Segismundo, catedral de San Vito

¿Han escuchado alguna vez algo sobre las históricas campanas de la catedral de San Vito, en el Castillo de Praga? 

La mayor campana checa, denominada Segismundo tiene una historia que quizás te guste saber...

La campana de 17 toneladas cuelga en la torre de la catedral de San Vito desde 1549 cuando fue fundida en un taller instalado en el Castillo de Praga por el maestro Tomás Jaros. 

Al fundir la campana Segismundo in situ el maestro Jaros se ahorró los problemas con su transporte. Cada campana era considerada como un objeto sagrado, compuesto por muchas supersticiones. 

Según una leyenda, esta campana cada vez que sufre una grieta o pequeña rotura, advierte a la nación checa ante una futura catástrofe. 

El badajo de la campana Segismundo se rompió el pasado 15 de junio de 2002 al celebrarse en la República Checa las elecciones legislativas. Según una leyenda, la campana advertía a la nación checa ante una futura catástrofe. Unas semanas después Praga sufrió la inundación más grande en mil años.

El campanero de ese momento Petr Manousek, admite que para él personalmente fue una señal. El badajo se rompió el día de cumpleaños de su madre, que falleció seis semanas después. 

Para la reparación de la campana, el campanero Manousek y la compañía Zdas que colaboró en la confección del nuevo badajo, decidieron donarlo al Castillo de Praga dadas las peculiares circunstancias en que se produjo la rotura del badajo anterior, lo cual fue un proceso muy complicado.

La campana Segismundo estrenó su nuevo badajo en la misa con motivo de la fiesta del mayor santo checo, San Venceslao,  el 28 de septiembre de 2002.